lunes, 21 de abril de 2008

Escribir. Corregir. Escribir

¿Es más creativo escribir la primera versión? ¿O la última? Las versiones intermedias, las correcciones, son sólo restos orgánicos de historias imposibles, abandonadas, amortajadas?
Es el eterno dilema: ¿se escribe sólo cuando se escribe, cuando se dispone de ese tiempo por delante para llevar a cabo lo soñado, o también cuando se respira y se piensa en esa historia por escribir, cuando se hacen pausas y la futura escritura se enriquece?
O dicho de otro modo más crudo: ¿Se escribe cuando no se puede o no se tiene tiempo para escribir (ficción) pero se escribe de otras cosas, en ocasiones ajenas a la literatura? El último premio Alfaguara ha dado una respuesta sugerente al ser preguntado sí podía vivir de la literatura: "No, de la literatura no, pero por fortuna, sí puedo vivir de la palabra escrita". Puede ser periodismo, puede ser incluso publicidad. En definitiva de la palabra y las palabras.

No hay comentarios: