jueves, 24 de enero de 2008

Legalizar/Despenalizar: Las palabras importan

Se creía que había un pacto social sobre/en torno a la compleja y a la vez real cuestión del aborto. Al menos en España y desde el punto de vista legal. Ahora se vuelve a poner sobre la mesa: tal vez sea éste un tema nunca del todo zanjado, siempre abierto a la polémica si se ahonda un poco. Pero también por eso mismo, porque es un asunto que nunca será del todo resuelto a satisfacción de todos los criterios o enfoques, conviene que haya un consenso de mínimos. Los mínimos tienen nombre y apellido, el texto legal francés promovido por Simone Veil, buen punto de partida. También me parece útil recurrir a la distinción que hace la legislación alemana: despenalizar el aborto y no legalizarlo. Son matices a tener en cuenta, porque las palabras importan. Despenalizar es más elegante, y tal vez más delicado pero igual de efectivo: no se puede penalizar a la mujer que aborta con arreglo a la normativa legal y sanitaria. Las fuerzas de seguridad tampoco pueden ir a su casa meses o años después para amedrentar o desverlar aspectos de su intimidad y de su conciencia.
Despenalizar un acto indvidual como es el aborto parece obvio. Puede que algunos lo consideren un eufemismo, o una hipocresía, pero también es un concepto. Se puede tener una escasa o nula simpatía por el aborto, pero eso no implica que se castiga o persiga a quien recurre a esta opción. Muchos de los que reniegan del aborto legal, de mentalidad integrista por lo general, aunque también lo hay de buena fe, subrayan la parte horrenda o desagradable de la intervención. Olvidan que a nadie se le obliga a abortar, como no sea el hambre o la desesperación en casos extremos. El aborto no es una buena opción, o al menos no generalmente, ni es un método anticonceptivo, pero es una posibilidad que no se puede negar en determinados casos y a determinadas mujeres. Es una puerta entreabierta que no debe cerrarse. Se trata de algo demasiado serio para dejarlo en manos de los no profesionales o de las redes clandestinas.

En ese sentido, una ley de plazos no sería algo radicalmente nuevo, a condición de que este tiempo fuera realmente restrictivo. Sólo en los supuestos de malformación del feto y de enfermedad física de la madre podría traspasarse ese plazo mínimo. Quien aborta debe ser lo bastante responsable como para decidir pronto, y si no que apeche con sus indecisiones. Por eso mismo, cuando alguien aborta por segunda vez habrá que preguntarse si no se le debería recomendar (recomendar, no imponer) una ligadura de trompas.

No hay comentarios: