domingo, 26 de julio de 2009

La paradoja del interventor y otras paradojas

Construcción, deconstrucción, destrucción. Es el proceso habitual (fatal) en arte, literatura, e incluso en la vida. No hace falta decir que incluso los que apuestan por la destrucción, al final buscan de nuevo la construcción (veáse a dictadores y gentes de pocos escrúpulos, una vez que ponen todo patas arriba, lo que quieren es construir un nuevo régimen o disfrutar de respetabilidad).
Ni que decir tiene que la fórmula literaria y vital que me interesa es construcción, deconstrucción, construcción.
Cada vez me atrae más el estilo que cuenta con visiones diferentes que unifican en unos cuantos capítulos una visión final.
Aunque también me gusta intercalar prosas bien construidas, como las de Gonzalo Hidalgo Bayal y su novela La paradoja del interventor
que un amigo que me acaba de recomendar.

No hay comentarios: